Valle de Ghadir

La única forma de llegar al Valle de Ghadir es escalar a través de la montaña. La entrada al valle se encuentra a 100 metros de altura sobre el nivel del desierto y a 500 metros del mismo. Para llegar al valle habremos de pasar previamente por un valle mas, franqueado por ambos extremos por paredes verticales naturales. Se trata por tanto de una posición defensiva extraordinaria.

El agua no es un problema en el Valle de Ghadir, el deshielo de las montañas cae sobre el valle formando un lago natural. Esto se convierte en un problema en primavera, cuando el agua del deshielo es tan abundante que hace rebosar el lago, y dicho agua cae por la pared que separa ambos valles, fluyendo a través de un caudal temporal a través de todo este valle y llegando finalmente al desierto. Valle de Ghadir

Esto provoca que todo tipo de criaturas que pueblan el desierto asciendan por las montañas en busca de dicho agua. Algunas de dichas criaturas llegan a establecerse en este primer valle mientras queda algo de agua, a pocos metros de distancia del Valle de Ghadir. Es por tanto una época de extremad tensión, pues no es la primera vez que alguna pequeña criatura escala hasta llegar al Valle de Ghadir.

A pesar de tener agua abundante la vida en Ghadir no es ni mucho ménos fácil, a las incursiones sufridas en primavera se suman los problemas para la agricultura y la ganadería al tratarse de un valle muy pequeño.

A los pies de la entrada al primer valle, en el desierto, encontramos unas peligrosas ruinas del tamaño del propio Ghadir. Se trata de las Ruinas de Samia, parecen pertenecer a un antiguo pueblo arrasado hace muchos años.

Valle de Ghadir

Lionar JuZ JuZ